Cómo descubrir tu vocación… con un triángulo

Hoy vamos a hablar de la Vocación. Para explicarlo, construiremos un triángulo, el tuyo.

Coge una hoja y dibuja un triángulo en ella. No hace falta que quede perfecto pero hazlo grandecito, que lo vamos a llenar de cosas.

Empecemos por uno de los vértices. Se titula “LO QUE ME GUSTA”. En este vértice tienes que hacer un ejercicio de reflexión y escribir todas aquellas cosas que te gusta hacer. Cuanto más te gusten, mejor. Son aquellas cosas que haces con pasión, que no te cansan, que te encanta hacer siempre que puedes y que hasta pagarías por hacer. Seguramente te saldrán un montón de cosas; es fácil decir lo que a uno le gusta hacer ¿verdad? Asegúrate de que has escrito al menos diez. Si te cuesta sacar ideas, recuerda qué te encantaba hacer cuando tenías ocho o diez años…

El segundo vértice se titula “LO QUE HAGO BIEN”. Este es el vértice más divertido. Pregunta a otras personas qué haces bien. Tienen que ser personas cercanas, como familia, amigos, pareja, compañeros de trabajo… que te conozcan desde hace tiempo, esto es importante. Pídeles sinceridad, diles que estás buscando tu Vocación y necesitas su ayuda. Escribe todo lo que te digan, muchos coincidirán unos con otros, aunque no te “cuadre” mucho. Muchas personas no son conscientes de las cosas que hacen bien a ojos de los demás porque lo ven como “normal y fácil”. Si alguien cercano te dice que haces algo bien, es que lo haces bien. Mientras no tengas al menos diez, ¡sigue preguntando!

El tercer vértice se titula “LO QUE PUEDE BENEFICIAR A OTRAS PERSONAS (Y A TI)”. La idea es que pongamos nuestra vocación al servicio de los demás (y al nuestro también, claro). Ese beneficio a los demás puede ser cambiar de alguna forma la vida de otros, hacer dinero, directamente, o crecer o desarrollarte personalmente tú mismo u otras formas de beneficio a las personas que se te ocurran a ti. Este vértice tiene truco porque requiere dos cosas: que tengas en cuenta las cosas coincidentes que has escrito en los otros dos vértices e investigación de mercado para ver qué pueden necesitar otras personas.

Los lados de tu triángulo también tienen nombre. El que une lo que te gusta con lo que haces bien es tu “PASIÓN”, el que une lo que haces bien con lo que puede beneficiar a otras personas puede ser tu “PROFESIÓN”. El tercer lado es tu “MISIÓN” en la vida.

Cuando logres encontrar cosas coincidentes en los tres vértices, ¡ENHORABUENA, HAS ENCONTRADO TU VOCACIÓN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *